Perdió 286 kilos y dejó de ser el más gordo del mundo

Paul Mason ahora tiene que operarse de la piel.

Perdió 286 kilos y dejó de ser el más gordo del mundo
Perdió 286 kilos y dejó de ser el más gordo del mundo

Periodista

Con 51 años y 444 kilos, Paul Mason era considerado el hombre más gordo del mundo. Ahora, tras perder casi dos tercios de su peso, necesita una operación de piel para poder llevar una vida normal.

Paul Mason pesa ahora tan solo 158 kilos, pero su calvario no ha terminado. Y es que el excartero ahora necesita realizarse una operación de reducción de piel. Una cirugía totalmente necesaria porque sin ella no puede caminar con normalidad lo que le impide a su vez perder más peso.

Así, Paul Mason sueña con poder llevar una vida normal y montar un negocio de joyería. También quiere aprender a conducir, ir de vacaciones y encontrar el amor, según el Daily Mail.

Comentarios

Por si te lo perdiste