Hombre intentó entrar al cuarto de Erika Villalobos en Huancayo

Esposa del chino Miyashiro pasó susto en un hotel cuando dormía con su hijo

Hombre intentó entrar al cuarto de Erika Villalobos en Huancayo
Hombre intentó entrar al cuarto de Erika Villalobos en Huancayo

Periodista

La actriz y cantante Erika Villalobos, esposa del conductor de 'Enemigos Públicos' Aldo Miyashiro, se llevó un gran susto la mañana del sábado cuando un sujeto ingresó a la habitación en la que dormía junto a su hijo Mikael en un hotel de Huancayo.

Ella dio a conocer la noticia mediante su cuenta en Twitter, al responder al comentario de la periodista Maribel Toledo-Ocampo, quien se preguntaba qué hacía despierta a las 5:30 de la mañana cuando es sábado y puede dormir un poco más.

"Porque un hombre entró a mi cuarto del hotel en Huancayo a las 5:30 a.m.", escribió Villalobos.

Tras los comentarios recibidos, agregó: "creo que era un empleado que sólo quería dormir... felizmente estaba con la 'matapasiones'", tuiteó dándole una dosis de ironía a la situación.

Se asustó.
"Realmente me asusté mucho, siento que en cualquier momento van a abrir la puerta del cuarto otra vez, no he hablado con los dueños del hotel porque estaba ocupada, no voy a poder dormir esta noche, en la madrugada se pueden volver a meter", expresó Érika.

"Escuché que tocaron la puerta de mi cuarto a las 5:30 a.m., pensé que era el cuarto del costado, de pronto meten una llave y entran al mío, me paré y veo a un hombre qué pasa? pregunté, él respondió: 'pensé que estaba vacía la habitación'; le dije 'no, estoy yo y mi hijo', se disculpó y se fue.

Creo que era un empleado, no sé cual fue su motivo, imagino que tenía sueño y buscaba descansar, felizmente no ha sido nada grave", agregó la actriz.

Fue acosada.
Villalobos descartó que se haya tratado de algún fanático con otros intereses, pero recordó que hace unos años fue víctima de acoso por parte de una fan y que semanas atrás un hombre que lavaba carros se ofreció a ser su guardaespaldas.

"Sí, he sufrido acoso en algún momento. Había una chica que me esperaba todos los días, me contaba sus problemas y me hacía regalos, así que opté por escaparme por la puerta falsa. Nunca faltan cosas extrañas. Hace días un señor que cuidaba carros quería ser mi chaleco, decía: 'señorita yo la ayudo, soy su chaleco'", contó.

Comentarios

Por si te lo perdiste