El crimen del padre Abanto

Columna del director Jaime Asián

El crimen del padre Abanto
El crimen del padre Abanto

Periodista

La cúpula de la iglesia católica peruana no sale de un escándalo y ya está inmersa en otro. Primero fue el caso del exobispo Gabino Miranda, quien fue acusado de pedofilia, y ahora el exobispo Guillermo Abanto enfrenta problemas judiciales por negarse a reconocer a una niña de dos años que sería su hija. En medio de tanta desvergüenza e inmoralidad, el cardenal Cipriani ya no sabe qué decir para defender la honra de sus exobispos y salvaguardar la imagen de la iglesia.

El incidente del exprelado Abanto ha causado polémica, pues este fue obispo auxiliar de Lima y obispo castrense del Perú; es decir, estamos hablando de un sacerdote de alto rango en el clero, que fue la mano derecha de Cipriani. En términos de jerarquía eclesiástica, Abanto ha ocupado el segundo puesto de autoridad.

Como es evidente, este escándalo afecta gravemente la imagen de la iglesia católica peruana. Se supone que las autoridades clericales deberían predicar con el ejemplo, es decir, deberían ser hombres de bien, pero el exobispo Abanto ha demostrado ser todo lo contrario. Sin duda para los católicos es desalentador y lamentable saber quiénes son realmente sus autoridades religiosas.

El escándalo del padre Abanto ha generado polémica y todo tipo de opiniones; se han originado debates acerca de los sacramentos y votos sacerdotales; se ha cuestionado la postura de la iglesia respecto de este hecho; y, por supuesto, se ha criticado duramente al cardenal. Pero cuál es el punto de discutir todo esto?

Podemos criticar y condenar el accionar de Abanto, como sacerdote y como hombre, claro que sí. No hace falta hacer un análisis riguroso de los hechos para caer en la cuenta de que el sacerdote ha infringido las leyes del derecho canónico, del derecho civil y los códigos de ética y moral que rigen en nuestra sociedad. Ahora bien, el fondo del asunto es que hay una niña esperando ser firmada por su padre, una niña que tiene derecho a la identidad, una niña que tiene derecho a ser reconocida. Ese es el punto.

Etiquetas

padres

Comentarios

Por si te lo perdiste