Andrés Wiese: El chico de la tele

Periodista

Informe: Carol Gutiérrez Andrés Wiese se ha ganado el título de galán de moda. El éxito le sonríe, no solo por ser guapo, sino gracias a una combinación de talento y gran dedicación. Hace un par de años Andrés -que hasta entonces estudiaba arquitectura- se convirtió en el chico más visto y admirado del Perú, en especial durante las emisiones de 'Al Fondo Hay Sitio'. Su éxito no sólo se debe a que sea, como se dice popularmente, un 'churro'. "Soy un chico con surte, pero también la he pasado mal. Hubo una época en la que toqué fondo, por un tema familiar, una pérdida, y también otros temas que se juntaron", cuenta. Andrés no se considera aún un actor completo. "Me considero una persona atenta, que observa mucho, soy como una esponja, pero me faltan un millón de herramientas para ser actor". Está también en sus planes terminar la carrera de arquitectura. Considera su experiencia en las tablas, cuando participó en la comedia romántica 'La Tercera Edad de la Juventud', un regalo. "Todos los actores están haciendo teatro en paralelo, eso les permite sacudirse de los personajes", cuenta. A pesar de su formación televisiva, sin mucha experiencia teatral, hay productores que lo siguen convocando. También le gustaría hacer cine, aunque es una idea que prefiere mantener con calma. "No soy un desesperado que por salir en la pantalla grande haría cualquier cosa. Tengo la convicción que en su momento aparecerá el personaje y la historia", explica. El amor le brilló en un viaje a Iquitos, que confirmó las sospechas de su relación con la actriz Melania Urbina. "Es una mujer maravillosa, admirable, trabajadora, inteligente, dulce, noble, sencilla, buena, una mamá impresionante... Podría decir de ella mil calificativos", dice sonriente. "Tenemos una relación tan madura, auténtica, que la diferencia de edad no es más que un simple dato, número y una fecha". Andrés responde que en su vida ha aprendido que la convivencia es un tema delicado, más no la descarta y toma las cosas con calma. "Ahora me gusta ilusionarme. El que no sueña con su pareja está perdiendo su tiempo", concluye. Confiesa que le hubiera gustado desarrollarse en la música. "Me hubiera encantado ser músico, tener el don y la facilidad de agarrar una guitarra.", revela. En su lista de proyectos está la gastronomía. El actor sorprende confesando que ama toda la mística de la cocina y que antes salía de compras al supermercado para luego cocinar. Por esa afición se ha embarcado en un proyecto de restaurante junto a otros socios. "Se trata de un resto-bar de comida fusión que se llamará 'Factoría 1075'". Este será un local gourmet ubicado en Miraflores, que espera inaugurar a inicios del próximo verano, el que ha sido decorado por el arquitecto Jordi Puig. "Mi buen momento personal, el restaurante y la consolidación de la serie, con todo ello voy desarrollando mis sueños", dice convencido. La nota completa en Pandora: ÁBRELA Y SORPRÉNTE.

Comentarios

Por si te lo perdiste