Amparo Brambilla (capítulo I)

Amparo Brambilla (capítulo I)
Amparo Brambilla (capítulo I)

Periodista

"Las últimas vedettes de nuestro país fueron Analí Cabrera y Gisela Valcárcel, las demás no pasaron de bailarinas. Las que pudieron acercarse a vedettes y no lo fueron son Tula Rodríguez y Mariella Zanetti". Esta sentencia de Amparo Brambilla es una verdadera cachetada para las calatistas de hoy que pululan en Chollywood y reclaman la gloria a la sazón de falsos escandaletes y cualquier otra cosa menos argumentos artísticos. Y es que Amparo sabe lo que dice. Yo recordaba una entrevista que el escritor y poeta Hernán Velarde le hizo hace muchos años a la Brambilla y gracias a los apus cusqueños la encontré. Ahí va la introducción. Luego seguimos con las preguntas. "Amparo Brambilla siempre será noticia. Noticia en volumen, tercera dimensión, en alto o bajo relieve. Es que a nuestra 'roperomanía' se le une una condición nata de lascivia activa y militante, de calichinismo sexual, menesterosidad de ternura y viejoverdismo agresivo. Lima entera es una ciudad que piensa con el sexo. Amantes del chineo o de orgasmos dactilares, hemos perdido la perspectiva de lo hermoso y lo puro. Todo lo ensuciamos de ideas 'pierniciosas'. Imposible que con estos antecedentes nuestro mundo deje de girar en torno a Amparo Brambilla, la súper hembra que redime a las feas, los feos, las víctimas del complejo de Edipo y todo el mundo y submundo de los omisos y desahuciados del sexo. Imposible también que dejemos de considerarla a fardo cerrado como un simple objeto de incitación al placer, olvidando que dentro de la enorme muñeca de caderas apoteósicas y piernas torturantes, late más bien el alma de una niña que despertó a la vida sobre el entablado de un escenario caliente. Ella misma se encargó de rasgar el velo que cubre su alma cuando dijo: ¡Qué torturante es vivir en el ojo de la tormenta erótica de todo un pueblo!".

Etiquetas

Amparo Brambilla

Comentarios

Por si te lo perdiste