'Alipio': Radiografía de un sanguinario terrorista y además mujeriego

Conoce de cerca la historia de el hombre que ni su madre lo quiso.

'Alipio': Radiografía de un sanguinario terrorista y además mujeriego
'Alipio': Radiografía de un sanguinario terrorista y además mujeriego

Periodista

Radiografía de un cabecilla senderista. Gracias a la información proporcionada por las Fuerzas Armadas, el diario Ajá constató que Orlando Alejandro Borda Casafranca (45) Alipio es uno de los más antiguos mandos militares de Sendero Luminos en el Vraem.

Cuando cursaba el primer grado de secundaria a la edad de 17 años en el colegio estatal José Santos Figueroa de San Jose de Secce, donde su rendimiento académico era mediocre y tenía varios cursos desaprobados, fue secuestrado por las huestes del llamado camarada Artemio y no volvió más a reunirse con sus padres.

Mujeriego.
De este modo, tiene 28 años de militancia en la organización terrorista que opera en el Vraem. Para cubrir el vacío familiar y la falta del calor del hogar, Alipio ha tenido numerosas parejas entre sus huestes.

Se sabe que su conviviente oficial fue la terrorista Frida Cabezas Figueroa Valia o Herlinda, con quien tiene un hijo llamado Rony de 18 años. Al separarse de ella o paralelamente tuvo relaciones con Lucy, Gladys, Vilma y actualmente con una joven de 18 años conocida como Senia o Carmen.

Su segundo hijo llamado Agustín (12) es de otra mujer y el tercer vástago que tiene es una hija de cuatro años con una adolescente, lo que significa que Alipio no le fue mal con las mujeres. Al parecer, quería emular al líder chino Mao Zedong, quien durante su accionar guerrillero llegó a tener muchas mujeres.

Sanguinario.
Gracias a los informes de inteligencia y el recojo de testimonios de numerosas víctimas, el llamado terrorista Alipio fue uno de los más crueles en imponer las leyes de Sendero Luminoso en las comunidades sometidas y sancionar con dureza a los terroristas que desertaban de la organización.

En 1989, ajustició a 20 terroristas por pretender apartarse de la lucha armada; en 1994, asesinó a 18 civiles en la zona de Arapa; en el 2011, dirigió un ataque a un helicóptero que causó la muerte de cuatro policías en Somabeni, en Pangoa, Satipo.

También atacó el campamento de Techint en el año 2003 y hace pocas semanas destruyó las máquinas del Consorcio Vial Quinua, así como un números incontable de acciones en contra de las fuerzas del orden, comunidades y el asesinato de toda una familia porque su hijo desertó del senderismo.

Etiquetas

ollanta humala

Comentarios

Por si te lo perdiste